sábado, 2 de abril de 2016

Canción de Cuna de Auschwitz. Mario Escobar

Mucho se ha escrito sobre las crueles barbaridades cometidas por los Nazis en los campos de exterminio que tenían repartidos por Europa, y creemos que poco más nos pueden contar de lo que ocurrió en esos infernales barracones. Sin embargo, Mario Escobar nos sorprende con una de esas historias personales, únicas y estremecedoras, que nos recuerdan cuán valiosa es la vida y hasta dónde puede llegar el amor de una madre por sus hijos.
Canción de Cuna de Auschwitz narra las terribles circunstancias que vive una mujer, Helene Hanneman, que tiene que luchar para mantener a sus hijos con vida, empezando por dos de sus gemelos, objetivo de investigación para el conocido y temido Doctor Joseph Mengele, obsesionado con las investigaciones genéticas. Además, Helene tendrá que hacer frente a un sinfín más de adversidades, no sólo propias, sino de otras madres a las que intenta ayudar, dentro de sus escasas posibilidades. Tal llega a ser la capacidad de lucha de esta asombrosa protagonista real, que el final de la obra nos conmoverá los cimientos de la sensibilidad hasta un extremo insospechado.
Mario Escobar no regatea con los detalles, y nos regala una narrativa ágil y nada compleja de entender, logrando que nos introduzcamos en la historia con suma facilidad -yo me lo leí en dos tardes-, por lo que consigue mantenernos pegado de sus páginas hasta el punto de olvidar el reloj.
Sin duda alguna, es una novela apasionante, única en su mensaje, como lo han sido sus predecesoras en este campo, con miles de historias personales de las que podemos sacar mil moralejas diferentes.
Desde mi humilde punto de vista, sólo me queda felicitar al autor por su novela y desearle todos los éxitos.

NOTA: 8/10

Reseña de J.R. Navas

COMPRAR AHORA


martes, 29 de marzo de 2016

El Legado de los Venerables. Mónica Martín Manso

Cuando llegó a mis manos este libro, que leí en formato digital, pensé que me encontraría con una novela más de fantasía mitológica, seguramente, sin nada nuevo que aportar al género. ¡Qué equivocado estaba!
Mónica Martin Manso, su autora, ha conjugado un estilo propio del Romanticismo con una narrativa ágil y bien definida. Estructurada en unas elaboradas escenas que nos transportan a la Inglaterra Victoriana o Georgiana, y que me recordó, por un momento, a aquellas obras de aventuras de Julio Verne o a las realistas novelas de Dickens.
Mónica nos cuenta las aventuras de Nekara Minako, una acaudalada chica de la sociedad inglesa de finales del siglo XIX, y que tras la muerte de su tío, tiene que emprender un inesperado viaje.
Su trascendental importancia hace de esta historia algo único, llevando a la protagonista a involucrarse en un asunto que la llevó a vivir experiencias más allá de lo que su imaginación hubiera pensado alguna vez. Y no digo más para no hacer spóiler.
La maestría de Mónica también se pone de manifiesto cuando nos describe paisajes de fantasía y leyendas, incorporando elementos originales y nada manidos en este tipo de textos, cuando se trata de hablar de los continentes perdidos de Lemuria, Atlántida o Mu.

Recomiendo con entusiasmo que lean esta obra, perteneciente a una trilogía, de la cual ya está la segunda parte también a la venta.

NOTA: 7/10

Reseña de J.R. Navas

COMPRAR AHORA



lunes, 7 de diciembre de 2015

La Maldición de Hilena. Rayco Cruz

Cada vez que leo un libro de Rayco Cruz, siempre me pregunto, «¿Con qué va a sorprenderme esta vez?
¿Quizá nuevos horizontes por descubrir? ¿O esta vez me va a presentar a personajes nuevos que adoraría conocer en persona?»
Después de haber disfrutado como un niño con LA SOMBRA DE PRANTHAS, estaba deseando volver a saber sobre las aventuras de Argoth Grendel, y a fe que no me ha defraudado para nada.
Con LA MALDICIÓN DE HILENA, me he llevado la sorpresa de disfrutar ambas cosas. En esta segunda entrega de las aventuras del mago de Meledel, Argoth, Rayco nos transporta a un mundo lleno de alternativas narrativas, jugando con los momentos y las historias paralelas de una forma magistral.
Todo comienza con el desafió de una tribu de mujeres guerreras, las zágheras, cuya líder, Kleria, deberá enfrentarse al reto de recuperar un viejo libro perteneciente a su pueblo y robado hacía cientos de años por un nigromante. La joven amazona, a pesar de la oposición del consejo de su pueblo, decide por sí misma salir en busca de la reliquia. En su camino, y no por azar, se encuentran con Argoth, el mago meledino, que las acompañara en esta aventura.
Por otra parte, el enfrentamiento entre dos reinos y una boda de conveniencia nos transporta a una realidad política de difícil aceptación por parte de un rey demasiado diplomático, arrodillado ante los deseos de una enemiga nada fácil de derrotar, ni aún con la política en la mano.
Una princesa enamorada de un lacayo, pero prometida con el príncipe de otro país, se ve avocada a tomar una decisión que podría cambiar el curso de la historia de su nación para siempre.
Esta cadena de situaciones la resuelve Rayco Cruz de una forma magistral, engarzando las diferentes tramas con soltura y agilidad narrativa, llevándonos a un final de la obra inesperado, del que no voy a desvelar ni una coma, pero que sorprenderá a muchos.
En definitiva, este escritor canario nos vuelve a traer una novela de fantasía, enmarcada en la saga de LA SENDA DEL DESTINO, y que refresca un género caído en la mediocridad últimamente.
Felicidades, Rayco, porque, una vez más, has conseguido sacarnos de nuestra realidad y llevarnos hasta nuevas tierras por descubrir. Ahora nos queda ir hacia LA TIERRA NEGRA para saber cómo nos vas a sorprender esta vez.


NOTA: 8/10

Reseña de J.R. Navas

COMPRAR AHORA


jueves, 26 de noviembre de 2015

Entrevista a Leandro Pinto.

Pocas veces tenemos la ocasión de entrevistar a un autor fan del terror y creador de obras como "Pandemonio" o "Orlando Brown", que ya reseñamos en esta revista.
Hoy, os traemos a un autor canario, aunque nacido en Buenos Aires, Argentina. Con apenas 32 años, Leandro Pinto nos acompaña para contarnos más sobre sus sórdidos mundos de terror.

Buenos días, Leandro

¿Por qué te decidiste a escribir y a qué edad comenzaste?
Supongo que, como a la gran mayoría, lo que me decidió a escribir fue una necesidad de expresión, el anhelo por contar las historias que se me iban ocurriendo. En mi caso no ocurrió por querer imitar a los escritores que leía, sino porque sentía pavor ante la idea de que las historias se me olvidaran si no las registraba en un soporte físico. Siempre fui muy imaginativo, de esos que vislumbran una narración tras cualquier anécdota cotidiana. En algún momento de la adolescencia las tentativas de relatos de convirtieron en avalancha, y de ahí la necesidad de transcribirlas. Empecé sobre los trece o catorce años, aunque por aquel entonces ya leía muchísimo. Fueron cuatro o cinco años de componer relatos o pequeños bocetos de historias más largas, hasta que al cumplir los diecinueve decidí tomármelo en serio y dedicar a la escritura todo el tiempo que pudiera; fue una especie de epifanía. Hice uno de esos juramentos silenciosos que uno hace con su propia conciencia —por lo general en la antesala de la más temprana adultez—; un compromiso ineludible e imperecedero. Y hasta ahora lo vengo cumpliendo.



¿Cuáles son tus obras actuales y qué tienes en mente para próximos lanzamientos? ¿Cuál es tu favorita y por qué?
En la actualidad tengo cinco libros publicados: Orlando Brown (2010), Remanso de paz (2011), Veneno de escorpión (2012), Consejera nocturna (2013) y Pandemonio (2014). Muy pronto verá la luz un volumen de relatos titulado Un puñado de sombras —el título es primicia, no se había publicado hasta ahora— y trabajo en dos o tres proyectos más, con intención de que salgan al mercado en un lapso de dieciocho a veinticuatro meses. Estos proyectos inconclusos están enmarcados dentro de distintas ramas del género de terror: uno de ellos es una novela acerca de unas criaturas antropófagas que asolan un pueblo rural, y trabajo también en un díptico acerca de la demencia como elemento catalizador del horror —variantes de lo que se denomina «terror psicológico»—. En medio de todo esto, algún que otro relato breve, por lo general orientado hacia lo gore o lo explícito. Me es muy complicado elegir mi favorita. Mi obra preferida siempre es en la que estoy trabajando en este momento; es la única que para mí es intocable, la niña de mis ojos. Pero si se trata de elegir entre las novelas publicadas, creo que Veneno de escorpión es ahora mismo mi favorita. Sé de sobras que Pandemonio ha sido con diferencia la favorita de los lectores, pero Veneno de escorpión fue una especie de revelación para mí, y seguramente la novela en la que más me impliqué. Entre otras cosas porque la redacté de principio a fin cuatro veces, pero también porque la atmósfera me resultó sobrecogedora y el personaje principal adquirió una complejidad que nunca hubiera imaginado durante los primeros bocetos. Creo que si tuviera que llevarme una de las mías a una isla desierta, sería Veneno.

¿Tus influencias literarias?
Numerosísimas y muy variadas, tanto a nivel temático como estilístico. Si empiezo, no termino más, así que me voy a circunscribir al género de terror, que es en el que suelo moverme a la hora de escribir y el que más me apasiona como lector. Lovecraft y Poe, evidentemente: los pilares bíblicos de todo autor de terror. Me gustan mucho los autores clásicos del gótico, aquellos que propiciaron el albor del género oscuro: Horace Walpole, Ann Radcliffe, Matthew G. Lewis. El galés Arthur Machen es un autor que me vuelve loco; es quizá el mejor creador de atmósferas que he leído jamás. Shirley Jackson, Mary Shelley, Bram Stoker, Guy de Maupassant, Lautreamont… Robert Bloch, Richard Matheson, Stephen King, Clive Barker… De todos he aprendido algo, sin duda, aunque también de muchos otros autores que no están relacionados con el terror: William Faulkner, Franz Kafka, Fiódor Dostoievski, Henry Miller, James Joyce… Mejor lo dejo ya, ¿no?

¿Cómo te ambientas para escribir?
Escribo por la mañana, desde las seis. La casa está en completo silencio. En invierno siempre es noche cerrada aún, y en verano apenas asoma la coloración rosácea del alba. El ambiente de total aislamiento que consigo es importante porque no hay distracciones ni interrupciones en ese momento del día: nadie entra en la habitación y no suena el teléfono, así que puedo abstraerme e ingresar en el mundo de la ficción que estoy trabajando sin peligro de que nada me desconcentre. Cierro la puerta y tengo la habitación para mí solo: un cuarto repleto de libros donde solo se respira literatura. Después está la música, que también ayuda a hermetizar aún más el ambiente. Suelo alternar épocas de música clásica con otras de heavy metal, trash metal, death metal, speed metal o cualquier otra variante de metal muy ruidoso y estridente. No solo me fascina esta música, sino que muchas de las bandas de escucho (Black Sabbath, Slayer, Judas Priest, Anthrax, Megadeth) trabajan una lírica que convierte cada canción en una pequeña misa satánica; como es fácil imaginar, estas letras terminan siendo inspiradoras en el marco de las temáticas oscuras en las que me muevo. Pongo la música a un volumen elevado, aunque con los auriculares puestos, ya que no es plan despertar a mi mujer, que a esas horas duerme como un angelito en la habitación contigua. A un lado tengo una libreta donde voy tomando apuntes paralelos al manuscrito, diccionarios lingüísticos y de sinónimos y algunos libros de referencia. Tengo una calavera de pega encima de los libros; esas cuencas vacías a veces dicen más que muchas miradas humanas. La taza de café también es imprescindible cada mañana; sin ella no podría ni empezar.
 
¿Sueles investigar antes de lanzarte a escribir o vas improvisando?
La verdad es que previamente investigo solo lo justo. Me preocupan mucho más la trama y los personajes que un entorno verosímil. A posteriori, y cuando la obra ya ha pasado por diversos estadios de construcción, sí hago los deberes e investigo lo que sea necesario, especialmente en cuestiones de tiempo y espacio —hechos históricos y situación geográfica, por decirlo de otra manera—. Alguna cuestión científica, médica o legal, y poco más. Digamos que busco no quedar en fuera de juego ni pillarme los dedos, pero procuro que la investigación y los datos que esta arroja no se coman en ningún momento a la trama de ficción. El manual sobre cachalotes que Melville introdujo en Moby Dick está muy bien, pero estoy seguro de que la grandeza de su obra radica mucho más en la relación enfermiza entre Ahab y la ballena que en ese texto informativo. Creo mucho en la improvisación. Sé que esto me lleva a trabajar el doble, pero la experiencia de escritura, por lo menos en mi caso, se vuelve mucho más apasionante y lúdica que si trabajara con algún tipo de planificación. Por lo general me dejo llevar por la pulsión, en mi caso suele ser muy violenta, muy febril.

¿Sigues los clichés de los talleres de escritura o prefieres aprender sólo?
Siempre he sido un autodidacta convencido, y mucho más desde que asistí a un par de cursos de escritura, experiencia de la que prefiero no hablar. Creo que todo lo que se puede aprender sobre el oficio de escritor está al alcance de la mano; tan solo hay que sentarse a leer como un animal y a disparar letras como un lunático. Lo poco o mucho que he aprendido sobre esta profesión ha sido indefectiblemente en la soledad de la cueva; no hay mejor escuela, en mi opinión, que el trabajo diario.

¿Qué opinas de la literatura moderna?
Me parece una terminología francamente peligrosa… ¿Qué es, en definitiva, la literatura moderna? Supongo que todo el tiempo estamos intentando romper barreras y quizá establecer un nuevo canon de modernidad; en ocasiones, y ante la imposibilidad de semejante empeño —principalmente porque tal objetivo no debería nunca partir de un empeño determinado— nos volcamos en hacer lo que siempre se ha hecho, imprimiéndole nuestro sello. Creo que la evolución de la literatura como arte no está relacionada con la merma de la calidad, sino con los procesos cognitivos mediante los cuales se origina, y estos dependen exclusivamente de cada autor. Soy un optimista empedernido y no estoy del todo disconforme con la literatura que se practica en nuestros días, con la que se escribe ahora mismo en cualquier parte del mundo. Sé que muchos no estarán de acuerdo y abogarán por los antiguos ideales, por los impulsos creativos de una sociedad no tan contaminada ni embrutecida como la nuestra. En fin, creo que aún no he respondido a la pregunta… Opino que cualquier vertiente de literatura es válida y debe tenerse en cuenta mientras se practique con seriedad y devoción, con el principio sagrado y genuino de simplemente querer transmitir una historia a una comunidad lectora —aunque esa comunidad se limite al propio autor y a nadie más—.

¿Te atreverías a escribir una novela del estilo que esté de moda en ese momento?
No intencionadamente, porque me sería imposible adquirir la frialdad mental para adaptarme a un género que no es el mío. En este sentido me rijo por una norma intocable: escribo lo que me da la gana, independientemente de los vientos que soplen en el mercado editorial. Incluso dentro del terror, suelo ser de efectos algo retardados: solo ahora estoy empezando a escribir historias sobre muertos vivientes, licántropos y vampiros; cuando estuvieron de moda hace cuatro o cinco años, no se me pasó por la cabeza en ningún momento escribir sobre esos temas, y no porque no quisiera nada a favor de la corriente, sino porque las historias que se me ocurrían iban por otros derroteros. Pero lo cierto es que no, no lo haría. Por principios. Y también por incapacidad.

Vivimos una explosión de autores canarios. Es como una nueva generación del 14. ¿Qué opinas al respecto?
Se ha producido una eclosión muy interesante en los últimos cinco o seis años, quizá más. Estamos viviendo el surgimiento de una generación muy talentosa que se está abriendo un hueco en el mercado y atravesando las fronteras. Creo que Alexis Ravelo es el principal abanderado de esta generación, el que a base de ganar premios y obtener reconocimiento va despejando los obstáculos y allanando el camino por el que los demás avanzamos; cada uno en su género y temática, creo que nos vamos haciendo un espacio en el pabellón literario y forjándonos un nombre. La cuestión tiene connotaciones humanas muy importantes; creo que muchos de nosotros no solo formamos un grupo de artistas que va evolucionando y progresando en el oficio, sino que en la mayoría de los casos nos une una amistad fuerte, una camaradería sincera. Me satisface mucho comprobar que por lo general imperan el respeto y la admiración mutua, así como el apoyo en las diversas fases de promoción. Sería bonito que dentro de veinte años los progresos personales no obnubilen este componente humano, más allá de los egos y las lógicas ansias profesionales.

¿Cuáles son tus autores favoritos de esta nueva hornada?
Voy a cometer el error de nombrar a algunos, lamentando no poder nombrarles a todos. En el ámbito del terror José Ramón Navas y Víctor Conde tienen toda mi admiración; este último es un verdadero animal de la narrativa, y además se maneja con muchísima soltura en muy diversos géneros. Cuando leo alguna obra suya de terror no puedo evitar sentirme muy pequeño. En la novela negra destacaría a Ravelo; me gusta mucho su estilo desenfadado y gamberro, aunque he de reconocer que no me prodigo demasiado como lector de novela negra. En fantasía épica, sin duda Rayco Cruz; se trata de un narrador excepcional, muy ambicioso en las estructuras que maneja y preciso como un cirujano. Leerle me ha acercado mucho a los intersticios de este género, siempre complicado y muy particular. En el ámbito de la narrativa juvenil creo que Mélani Garzón está haciendo un trabajo muy meritorio con su saga Dominadores de Almas; maneja muy bien un vastísimo ramillete de personajes y sus historias son apasionantes. Por supuesto que hay muchos más, y muchos otros a los que me gustaría leer en breve (Carlos González Sosa, Ramón Betancor, Sandro Doreste, Julieta Martín). Se trata, como puedes ver, de una hornada bastante amplia; hay variedad, calidad y cantidad como para pasárselo en grande.

¿Vivimos una época dorada de la literatura isleña?
Es posible, aunque sería interesante ver cómo evoluciona cada uno y adónde somos capaces de llegar, y no me refiero al posicionamiento o el éxito que alcancemos. Soy un convencido de que el trabajo constante y regular es lo que establece los cimientos de una carrera ascendente en cuanto a calidad argumental, audacia estilística, diagrama de personajes, originalidad, precisión narrativa y manejo de las emociones. Es de esperar que toda esta gente joven —todos nosotros— vayamos progresando hasta los niveles de excelencia que sé que podemos alcanzar. Solo entonces, creo, podremos valorar esa tonalidad dorada —o no tanto— de la época que nos ha tocado vivir.

12) ¿Te ha costado mucho editar con editoriales?
Si he de ser sincero, no. A los veinticinco años tenía un manuscrito (Orlando Brown), lo presenté a una editorial (Beginbook), lo aceptaron y se publicó. Al año siguiente les entregué Remanso de paz, el grupo editorial volvió a aceptarlo y también lo publicaron, solo que esta vez bajo el sello Anroart Ediciones. Después vino Veneno de escorpión; en esta ocasión envié el manuscrito a Ediciones Babylon y el proceso fue similar. Poco después hubo un nuevo acercamiento con la gente de Mercurio Editorial (que pertenece al mismo grupo que publicó mis dos primeros libros) y allí lanzamos Consejera nocturna y Pandemonio, y bajo este mismo sello se va a publicar Un puñado de sombras dentro de muy poco. Sé muy bien que no es el proceso habitual, y que por lo general suele costar bastante más trabajo, pero no sé; supongo que aquí hubo un componente de azar. Tuve una suerte increíble.

¿Qué recomiendas más, la autoedición o la edición, aunque sea a pequeña escala?
Yo estoy muy conforme con el trabajo que las editoriales han hecho y están haciendo con mi obra, y no he pasado por la experiencia de la autoedición o la coedición. Entiendo que debe de ser interesante tener un control total del proyecto, encargarse de la maquetación, la portada, la venta y la distribución, pero carezco de la experiencia en esos campos como para valorarlo. La ventaja de publicar a través de una editorial competente es que te permite concentrarte exclusivamente en tu obra, en escribir, al margen, claro, de no tener que invertir dinero propio en la edición. Es posible que bajo estas condiciones algunos aspectos del producto escapen a tu control, pero creo que merece la pena. No me siento en condiciones de recomendar o aconsejar a nadie al respecto, pero en mi caso me está yendo de maravilla manteniendo una relación estable con una editorial que hace muy bien su trabajo y que me deja explayarme con libertad en el mío.

¿Qué te gustaría cambiar del mercado editorial actual?
Supongo que los volúmenes de promoción; es evidente que muchos escritores de mérito obtendrían mucha más visibilidad si tuvieran a la mano otras herramientas de promoción, herramientas que solo pueden aportarles los editores y los libreros. Pero pienso que el problema es mucho más profundo: se trata de un conflicto social. Es muy difícil que los que pueden hacerlo apuesten por promocionar a escritores poco conocidos porque es la masa social la que no parece interesada en conocerles. Exigirles un mayor volumen de promoción a los editores sería, creo, como empezar la casa por el tejado. Primero habría que orientar a la masa social —¿quién dijo «Utopía» por ahí?—. Otra cosa que me gustaría sería el incremento de los comercios especializados. Aquí en Canarias, por ejemplo, no creo que exista una librería especializada en literatura de terror. Hace un tiempo se pusieron de moda algunas librerías dedicadas casi exclusivamente a la novela negra; esto, aunque ha sido muy criticado, creo que le hace muy bien al mercado. Que se me entienda: no abogo por comercios etiquetados y exclusivamente circunscriptos a un género, pero sí es cierto que sería una medida interesante para huir del bestsellerismo que impera.

Háblanos de ti. Hobbies, aficiones…
Casi todo lo que me gusta hacer esta directa o indirectamente relacionado o con la literatura y con el mundo de las historias en general. Me gusta mucho el cine; suelo ver un buen puñado de películas a la semana, especialmente cine de Europa del este, Japonés o Francés, o del Hollywood clásico. También consumo una buena cantidad de slasher y de terror ochentoso y de serie B —me gusta comprobar la cantidad de veces que se han contado las mismas historias—. Soy un fanático del Scrabble; me encanta jugar y lo hago todas las semanas, aunque como también se trata de formar palabras supongo que es más de lo mismo. Juego al ajedrez, y dos o tres veces en semana voy por las noches a correr al parque, conectado a la misma música que escucho mientras escribo; esto no solo me permite hacer ejercicio, sino que también me inspira. El parque suele estar oscuro y hay árboles y sombras por todos lados, intersticios umbríos por donde asoman retazos de historias que se me van ocurriendo. Esas carreras suelen ser muy fértiles; siempre vuelvo a casa con una o dos ideas para relatos o novelas, y sudando como un animal a causa del ejercicio y la exaltación. De vez en cuando voy al auditorio, que siempre hay conciertos de música clásica que merecen la pena. Series en la tele. Algún partido de fútbol. Pero sobre todo leer; la mayoría de las horas se me van en la lectura; narrativa sobre todo, pero también filosofía, teatro, poesía, ensayos, un poco de todo.

Muchas gracias, Leandro por dejarnos conocerte mejor.

Gracias a vosotros; siempre es un placer pasarme por la Galería.

COMPRAR LIBROS DE LEANDRO PINTO







miércoles, 4 de noviembre de 2015

Las Concubinas del Mal. J.R. Navas



Para los fieles seguidores de “Las Crónicas de Elereí” (entre los cuales me incluyo) podría suponer una pequeña decepción que la siguiente novela de J.R. Navas no fuera el ansiado tercer libro de la saga de los Angres (“Lemuria”). Si bien, recordemos que entre el primer y segundo libro ya se permitió darnos un “descanso” publicando esa pequeña joya que es “Mar y Arena: Antología Poética, Reflexiones y Otras Insanias” (y que desde aquí recomiendo su lectura y relectura). Afortunadamente esa decepción deja paso al entusiasmo, tras la lectura de “Las Concubinas del Mal”. 

La historia, basada en unos supuestos casos de posesión diabólica, acaecidos en la pequeña localidad de Louviers en el siglo XVII, nos cuenta, por boca de la anciana Michelle, la vida de Madelaine Bavent, una atractiva joven que, tras la muerte de sus padres, ve truncada la felicidad de su infancia, viéndose arrastrada a partir de entonces y muy a su pesar, a una espiral de sexo, celos, aquelarres y prácticas blasfemas, todo ello auspiciado en principio por su tutora y el impío padre David y, más tarde, por el diabólico padre Picard. Todo ello llevará a la Inquisición a tomar cartas en el asunto con nefastas consecuencias.

El bien, el mal, el arrepentimiento y el perdón están muy presentes a lo largo de la novela, lo cual no deja de ser un reflejo del ser humano, coexistiendo personajes que van evolucionando a lo largo de la historia, unos eminentemente buenos, como la propia Madelaine, su íntima amiga Heléne o Yvelin Mestre (un personaje que para los lectores más jóvenes podría suponer un trasunto de los superhéroes actuales, y que juega un papel fundamental en la historia) pasando por otros, detestables en un principio, pero que a lo largo de la historia terminan redimiéndose, siendo perdonados tanto por la protagonista como por el lector y, por último, algún otro que se lleva su odio y su maldad más allá de la tumba (me abstengo de poner nombre a éstos dos últimos grupos para no chafarles la lectura)

El autor, en la que es su primera novela histórica, ha llevado a cabo una exhaustiva labor de investigación, que consigue trasladarnos a la sociedad del siglo XVII, lo cual unido a la habilidad narrativa a la que nos tiene acostumbrados, se ve reflejado en cada una de sus páginas, consiguiendo algunos momentos especialmente brillantes y francamente desasosegantes (no olvidemos que la Inquisición y sus prácticas tienen un papel importante en la novela)

Por cierto, como seguro que leerán el libro más de una vez (lo harán del tirón, se lo aseguro), les sugiero que, para darle una dimensión diferente a cada una de las lecturas, las acompañen de diferentes tipos de música. Mi primera recomendación, para una lectura sosegada, es que se dejen envolver por la banda sonora de la miniserie Las Nieblas de Avalón (The Mists of Avalon), no se arrepentirán.

Pero, si son capaces de combinar lectura y “black metal”, les recomiendo el acompañamiento del disco “The Eye”, de King Diamond, mencionado por el autor en la bibliografía de la novela, y que, por la propia temática del álbum, es la banda sonora perfecta para esta historia. 




Queda en manos del lector decidir si lo ocurrido en Louviers fueron auténticas posesiones diabólicas o si se debió todo a una mezcla de supersticiones, jóvenes influenciables y sustancias alucinógenas. Personalmente me van a permitir que me reserve mi opinión, porque nunca se sabe. No obstante, sea cual sea su conclusión, espero que disfruten de su lectura tanto como yo.


RESEÑA: JAVIER RODRÍGUEZ

NOTA: 8/10

COMPRAR AHORA 


jueves, 19 de marzo de 2015

Las Sombras de África. Bianca Aparicio Vinsonneau.

Hoy os traigo una reseña de una escritora que me ha cautivado. Su forma de escritura, suave y dulce, sin embargo, nos cuenta una historia truculenta y cruel sobre la esclavitud en la costa occidental de África.
En realidad, todo comienza cuando a Claudia, una antropóloga que trabaja para una revista, le encargan un artículo que debe ser el referente anual de la publicación. Para cumplir con el encargo, ella viaja hasta Ghana, donde es recibida por un guía local que le hará una soprendente revelación: uno antepasado suyo estuvo encerrado como esclavo y, durante ese tiempo, escribió una serie de cartas a modo de diario.
La trama que descubre Claudia, es mucho más sorprendente a medida que avanza en sus investigaciones, y descubre que los lazos de las intrigas superan el paso de los años, trasladándose hasta la actualidad.
No contaré más, puesto que la lectura de esta obra es más que recomendable.
Está perfectamente narrado, con una cadencia que no hace la lectura nada pesada, y que, además, nos ayuda a realizar una instronspección sobre nuestra propia vida, haciendo que una se sienta una privilegiada ante realidades que desconocemos, pero que están ahí, a unos pocos kilómetros de distancia.
Se nota que hay un buen trabajo de investigación detrás del relato, y que Bianca ha querido transmitirnos unos conocimientos que van más allá de una historia alejada en el tiempo. Es una obra que despertará muchas conciencias, estoy segura.
Por mi parte, felicitar a la autora, y recomendar que lo lean. Es una gran obra, sin duda alguna.

Reseña de Delia Hernández

NOTA: 8/10

COMPRAR AHORA


lunes, 9 de marzo de 2015

Al Otro Lado de la Vida 1: La Muerte no es el Final. David Villahermosa.

Mis queridos lectores. Jamás imaginé que algún día llegaría a leerme una novela de zombies, y menos de un autor español. Pero héme aquí, aún estupefacta por la lectura de AL OTRO LADO DE LA VIDA de David Villahermosa.
Este autor me ha cautivado desde la primera página de su extensa obra (más de mil páginas), pero que en ningún caso se me hace pesada. Todo lo contrario.
La historia de Bárbara y Zoe, su lucha por sobrevivir en un mundo postapocalíptico, es un descubrimiento que merece toda mi admiración.
Desde el comienzo hasta el final, esta novela te captura y no te suelta, manteniendo una cadencia narrativa que en ningún momento decae un ápice.
La historia narra las aventuras y desventuras de una chica que un día amanece metida en un ataúd, apilado entre otro montón, y que lograr escapar para descubrir que casi toda la población mundial ha sido víctima de un virus que ha atrapado a todo ser humano a su alrededor. Pero, sin embargo, quedan algunos supervivientes, y entre ellos se encuentra Zoe, una niña que compartirá toda una larga ristra de sucesos con Bárbara para poder escapar de los miles de zombies infectados que les rodean. Aparte de ellas dos, se van sumando otros personajes, como Morgan, un policía que se suma a este peligroso periplo en busca de una escapatoria.
No voy a contaros el final, porque es algo también sorprendente, como el resto del libro. Pero sí os diré una cosa: esta novela tiene todas las papeletas para convertirse en una obra maestra. Los personajes están definidos a la perfección, dotando a cada uno de ellos su lugar correspondiente. La trama está perfectamente entrelazada. Y, para concluir, la temática, aunque suene un poco a tópicos, tiene los suficientes atributos para convertirla en una historia única.
Por mi parte, sólo me queda felicitar a David Villahermosa por su trabajo, y espero ansiosa la segunda y la tercera parte. ¡No tardes enviármela, chaval!

Reseña de Delia Hernández

NOTA: 9/10

COMPRAR AHORA

martes, 17 de febrero de 2015

Orlando Brown. Leandro Pinto

Cuando me llegó este libro a mis manos debo admitir que no estaba muy segura de su calidad, dado
que desconocía quién era el autor, y mis prejuicios sobre los autores noveles me impedían ver con más objetividad lo que tenía entre manos.
Sin embargo, cuando comencé a leerlo, todos esos prejuicios se convirtieron en polvo. Me enganchó de lleno la trama, la historia, el desarrollo y, sobre todo, la conclusión.
He de reconocer que el tema de la Guerra de Secesión, acompañado de ese toque fantasmagórico que el autor ha dotado a la obra, lo convierte en algo único. Cómo describe las casas de estilo colonial de la época, el estremecedor ambiente lóbrego y opresivo de la trama, todo ello en conjunto, hacen de ORLANDO BROWN un libro muy recomendable para pasar una noche de lluvia en casa.
Me ha hecho pasar malos momentos en algunas ocasiones, y el escritor logra abducirte en la piel de los personajes principales.
Sólo me queda felicitar a LEANDRO PINTO por este retazo de buena novela y espero poder leer su nuevo libro, PANDEMONIO, lo antes posible.

Reseña de Delia Hernández

NOTA: 8/10

COMPRAR AHORA


El Temor de un Hombre Sabio. Patrick Rothfuss

Durante más de dos años esperé a poder tener tiempo para leer este libro. El primero (EL NOMBRE
DEL VIENTO)  me dejó con una sensación extraña de querer más, pero deseando que no fuera tan denso. Sin embargo, cuando este libro cae en mis manos, me encuentro con un "ladrillo" de ejemplar que, de entrada, cuesta asimilar que uno tenga que leérselo.
Peor ha sido cuando he comenzado a leerlo.
Patrick Rothfuss nos intenta sumergir en su mundo, pero su prosa excelsa y demasiado detallista nos presenta una obra de difícil lectura y, peor aún, de difícil asimilación. Es aburrido, pesado, sin ritmo y demasiado cargado de detalles sin sentido (más de 60 páginas para definir el amanecer en una taberna). Creo que el autor se ha equivocado en intentar hacer una especie de "biblia" sobre Kvothe, ya que es insulso y carente de una acción que enganche al lector. No negaré que tiene momentos de interés, pero éstos se vienen abajo enseguida cuando el autor vuelve a irse por las ramas con descripciones interminables que rompen el ritmo de la obra. Desde mi humilde punto de vista, sólo es interesante para saber cómo acaba la historia en sí misma, pero dudo que pueda leerme otro libro de este hombre si sigue por estos derroteros.
Por mi parte, no voy a extenderme mucho más con esta reseña. EL TEMOR DE UN HOMBRE SABIO, más bien es EL LADRILLO CON EL GOLPEAR AL LECTOR. Un desperdicio de talento y de tiempo.

NOTA: 3/10

COMPRAR AHORA


lunes, 16 de febrero de 2015

Jaque al Azar. Sonia Tomás Cañadas

En estos días de lluvias y sofá, acompañada de un buen café, una se dispone a sentirse en compañía
de los libros que nos van llegando a LA GALERÍA DE LOS LIBROS.
Uno de ellos ha sido este JAQUE AL AZAR de Sonia Tomás y que, sin querer sonar presuntuosa, me ha decepcionado en muchísimos aspectos.
La trama de un croupier de casino enredado en varias circunstancias tiene buena pinta a priori, pero cuando te metes en el libro (por llamarlo así, pues sólo tiene 92 páginas), te das cuenta que la autora ha buscado hacer una historia que podría parecer interesante, pero que debido a la falta de narrativa, detalles, explicaciones y desarrollo, sólo se queda en un esbozo de lo que la escritora tenía en la cabeza.
A mi humilde parecer, es como si hubiera querido plasmar una historia de la onda de la película Ocean's Eleven y lo hubiera querido transformar en una novela. Sin embargo, este intento de libro, desde mi punto de vista, es un fracaso en toda regla.
Falta todo el desarrollo. La autora ha dejado muchos puntos inconexos que no dejan entender nada de lo que se pretendía plasmar, y eso hace que el libro resulte tedioso y confuso.
Como ya he dicho, la trama tenía buena pinta, pero el libro no, y eso es algo que estoy segura que la autora cambiará más adelante, cuando vaya madurando su forma de escribir.

Reseña de Delia Hernández

NOTA: 2/10

COMPRAR AHORA


sábado, 7 de febrero de 2015

Las Crónicas de Elereí 1-La Era de la Oscuridad. J.R. Navas

Hola, amigos de las letras! Soy Delia Hernández, y también he vuelto para reseñar los libros que me voy leyendo. Precisamente, para este regreso, y si me permiten la licencia, he querido hablar del último trabajo de J.R. Navas, Las Crónicas de Elereí.
Esta saga se presenta con un nuevo formato de autoedición y con las ilustraciones de José Gabriel Espinosa, autor de la portada.
Me ha sorprendido como se ha reinventado el autor, puesto que este libro parte, originariamente de la antigua trilogía de La Batalla de las Ánimas, y más concretamente, del primer libro, Hágase La Luz. A pesar de que aquél libro era muy bueno, al menos a mi entender, creo que con esta nueva perspectiva que le da J.R. Navas a la saga, el hilo queda más completo y, además, le otorga más valor al libro.
Una obra de fantasía épica, cargada de detalles y llena de notas al pie para hacer al lector/a más fácil la comprensión de ese universo que es Elereí. La trama está más completa, y se entiende muchísimo mejor que el borrador original que era el libro matriz del que parte. Las Crónicas de Elereí 1 es un libro que te atrapa desde la primera página y que no te suelta hasta que lo acabas. Te hace navegar entre las tierras gélidas de Krimia, acompañando al protagonista, Akron, en esta obra de Ángeles contra Demonios, narrada como nunca nadie lo había hecho.
Si crees que habías leído de todo en el género fantástico, te aseguro, amig@ lector/a que te equivocas de pleno.
Para concluir, cabe destacar que los personajes están también mucho más definidos, y el libro cobra una fuerza increíble en los detalles de narración de los acontecimientos que desembocan en la batalla final. Sin duda alguna, J.R. Navas ha madurado como escritor, y en esta saga nos demuestra hasta qué punto llega su genialidad.
Como nota, decir que se puede comprar en papel o ebook a través de Amazon.

NOTA: 9/10

Reseña: Delia Hernández

COMPRAR AHORA


viernes, 6 de febrero de 2015

En La Oscuridad. Miguel Aguerralde.

Buenas tardes, loc@s de los libros.
Para comenzar este nuevo periplo, he decidido hacer una reseña de este relato, cuyo autor, Miguel Aguerralde, ya es de sobra conocido por los asiduos lectores de esta revista.
Quiero traeros este pequeño detalle de genialidad que es EN LA OSCURIDAD.
Cuando lo leí, lo primero que vino a mi cabeza fue: <<¡Ostras, Miguel! Esperaba algo más>>. Y me explico. El relato es todo un guiño a las películas de terror de los 80 como Viernes 13 o Halloween. Un asesino en serie misterioso. Un lugar apartado de la civilización. Jóvenes con hormonas alteradas que caen en las redes de la muerte.
Bien, hasta ahí se podría decir que podría parecer simple. Es más, quién no conozca a Miguel, dirá que el relato podría parecer hasta flojo de contenido. Pero ¡SORPRESA! es que este relato corto fue de lo primero que escribió nuestro amigo, hace años, y eso nos demuestra una cosa: hasta qué punto de genialidad ha madurado Miguel Aguerralde como escritor de novelas de género de terror. Y claro, viéndolo con esta perspectiva, entonces te das cuenta  que, en realidad, lo que podría parecer un paso atrás en las obras de este autor canario, es un avance de una mente que ya se disponía, hace años, demostrarnos que sus obras iban a quitarnos el sueño más de una vez.
Como curiosidad, he de mencionar que este relato es una introducción para un libro más extenso (EL FABRICANTE DE MUÑECAS) y que nos presenta con mayor protagonismo al detective Matt, El Rojo. Un descendiente de irlandeses pero de sangre más canaria que el mojo picón. Tiene todos los caracteres del buen detective de esta serie de novelas. Es arrogante, antipático, perspicaz y, sobre todo, audaz.
Para concluir, sólo puedo felicitar a Miguel Aguerralde por este relato, que, además, se puede adquirir por un módico precio en el formato digital, dado que no está en papel. 
PD: Miguel, muchos fuimos a la Cumbre a usarlo como picadero. Si llego a saber lo que se escondía allí, te aseguro que jamás habría subido. 

NOTA: 7/10

COMPRAR AHORA


NUEVA ANDADURA

Estimados amig@s,
Después de cuatro años desaparecidos, en los que hemos estado trabajando a tope y sin descansar, ahora volvemos a LA GALERÍA DE LOS LIBROS con muchas más ganas de hacer cosas, y habiendo aprendido mucho sobre el desarrollo web y el diseño gráfico, lo que ya podéis comprobar en el nuevo diseño de la web.
Poco a poco la iremos acondicionando para dejarla con un aspecto más profesional, pues ese es el punto donde vamos a clavar nuestros objetivos: la profesionalidad. Hemos pasado de ser meros lectores de libros, a críticos más ácidos. Vamos a poner nuestro corazón y amor por la Literatura sobre la mesa, y vosotros, querid@s amig@s, seréis testigos de este cambio, esperamos que para mejor.
La línea que vamos a mantener seguirá siendo la misma. Continuaremos con nuestro especial apoyo a los nuevos valores de la novela escrita en lengua castellana, pero sin obviar las novedades editoriales que vayamos leyendo y que todos conocen. Además, queremos ser la voz de esos autores que no se conocen entre el gran público, pero también queremos ser el empujón que les ayude a crecer como escritores y escritoras.
En definitiva, hemos vuelto para daros un trabajo de más calidad y con más fidelidad a esos garabatos que todos amamos: las letras.
Un cordial saludo.

José Ramón Navas
Director

sábado, 29 de enero de 2011

Memorias de un cuarentón. Concha Casas.


Si "El Ligero Roce de un Hada" me descubrió a una enorme autora, esta obra no le va a la zaga y confirma mis sospechas sobre que estamos ante una gran escritora, prácticamente desconocida para el gran público, pero que se gana al lector con historias realmente estremecedoras.
Concha Casas nos cuenta la historia de la Transición española y sus efectos devastadores sobre una larga generación de jóvenes a través de los ojos de un protagonista inconformista, revolucionario y libertario que no se resigna a vivir en un país dominado por el miedo, la confrontación y las mentiras.
Si su anterior obra es muy recomendable para los jóvenes, con el fin de que éstos recuperen la esencia de la inocencia que llevaban en su interior cuando eran niños; esta novela es un canto a la rebeldía contra el sistema. Es una mirada al pasado, pero una mirada crítica, sin cortes políticos ni publicidad demagógica.

El protagonista es un chaval que, a pesar de haberse criado en una familia acomodada de la España de los 60 y 70, busca la igualdad y la libertad para sus conciudadanos, aún llevándose por delante el respeto de un padre autoritario que intenta coartar sus delirios de democracia.
Sin embargo, éste no cede en su empeño y lucha desde su estancia en la Universidad hasta su madurez por lograr el sueño de una España por y para todos.

No puedo por menos que felicitar a la autora de ambas novelas, puesto que ha logrado estremecerme por dentro con sus páginas, deleitándome con los recuerdos que más de uno de nuestra generación aún guarda como legado que jamás se debe olvidar para pasarlo a nuestros descendientes.

NOTA: 7/10

Reseña de Delia Hernández

COMPRAR AHORA 

 

Noctámbulo. Miguel Aguerralde.


No sé cuánto tiempo hacía que no leía una novela de vampiros. Creo que la última fue "Tierra de Vampiros" de John Marks, y me sorprendió gratamente, la verdad. He navegado por las tierras inmensas de las "Crónicas Vampíricas" de Anne Rice; me he introducido entre las páginas de "Drácula" de Bram Stoker; he sido seguidor aférrimo de John Polidori, J.Sheridan Lefanu, Lord Byron y Lovecraft. Pero ahora me topé con un nuevo amante del vampiro y su literatura, y me lo encontré entre las páginas de "Noctámbulo".

Sable es un vampiro. No es un vampiro al uso, sino que además es un mercenario que cobra sustanciosos emolumentos por realizar su sórdido trabajo. Pero Sable tiene una historia y una vida anterior, algo que no ha podido guardar en sus largos años de peregrinación nocturna en busca de sangre. Esa vida pasada le seguirá y le torturará hasta límites insospechados.

Miguel Aguerralde nos devuelve al vampiro victoriano, al "Lord Ruthven" del siglo XXI, un Vlad Tepesh que se ha colado de rondón en una época que parecía haberle olvidado. Esta es una novela para los aficionados a la literatura vampírica auténtica; sin recortes sensacionalistas ni manchados por la frívola disparidad y ambigüedad de la adolescencia de las nuevas y pútridas sagas que manchan el honor de tan respetada casta.

Con "Claro de Luna" el autor me demostró su grandeza como escritor; pero con "Noctámbulo" me sorprende por su versatilidad y el amplio conocimiento que tiene sobre el tema, del cuál nos hace un esbozo para que olvidemos de una vez por todas a esa pandilla de Disney con colmillos que brillan bajo la luz solar.

En definitiva, si recomendé que se leyeran su anterior trabajo, esta obra no defraudará a quién se quedase con ganas de continuar el camino de este apasionado escritor canario que nos devuelve el amor por la novela de suspense, de terror y de misterio al estilo más clásico.

NOTA: 8/10

COMPRAR AHORA

 

lunes, 24 de enero de 2011

La Caída de los Gigantes. Ken Follet.


Lo de este hombre es impresionante.
Tras llevarme un chasco considerable con "Un Mundo Sin Fin", el cuál me demostró ser una burda segunda parte de "Los Pilares de la Tierra", ahora el autor inglés nos deleita con esta obra totalmente nueva, ambientada en una serie de acontecimientos que desembocaron en la I Guerra Mundial, en el año 1914.
En dicha obra se mezclan las vidas de cinco familias de diferentes lugares del mundo. (EEUU, Inglaterra, Alemania, Italia y Rusia), y nos narra cómo vive cada una de ellas la experiencia que supone verse inmersos en un conflicto estúpido que causó más de diez millones de víctimas y que dejó tras de sí un reguero de rencores y odios que perduraron en los años venideros para desembocar en una nueva guerra.
Follet nos deleita con un paseo por la Europa postvictoriana, sumida en su propio sueño de grandeza, mientras en su seno, el cáncer de las revoluciones va cobrando forma hasta explotar completamente con el asesinato de Archiduque de Austria en Sarajevo. Desde entonces, las cinco historias confluyen en diferentes puntos, acercándonos de una manera amena, entretenida y cargada de emociones, la historia contemporánea que rodea a aquel brutal conflicto.
También nos enseña los valores de la amistad, el amor y la lealtad por encima de la Revolución Rusa o por debajo de los bajos fondos del Nueva York de principios del siglo XX.

Toda una obra maestra que redime al autor del fiasco anterior y que nos deja con las ganas de tomar entre nuestras manos la segunda parte de esta trilogía.

Reseña de Delia Hernández.

NOTA: 9/10

COMPRAR AHORA

 

El Ligero Roce de un Hada. Concha Casas


Si me permiten la expresión, para comenzar diré que me he quedado "flipada" con esta novela.

Cuando comencé a leer esta obra de la veterana escritora española, sólo pude pensar en lo inocente que todos llevamos dentro y que poco a poco va muriendo sin que nos demos cuenta, según van pasando los años.
Concha Casas nos devuelve a una época de nuestras vidas, marcada por el devenir de amores platónicos, familias de diferentes clases sociales y un sinfín de cambios políticos que afectan a los protagonistas de la novela de manera muy diferente.
Las manos de un dibujante pobre y los sueños de una niña rica se entremezclan en esta obra que narra cómo ambos se ven envueltos en multitud de vicisitudes para poder llevar adelante su relación, la cual se resquebraja por las diferencias que existen entre ambas familias. La de él: pobre y sin futuro; la de ella: adinerada y de estricta mentalidad conservadora. Sin embargo, el protagonista logra romper los tabúes dibujando para ella los cuentos que una vez le contaron y que siempre guardó en su corazón.
Todo se desenvuelve en una España que vive la Transición Democrática como una prueba de fuego a su madurez y que deja a la luz las carencias de un sistema educacional deficiente, dónde muchos jóvenes caen presas de las drogas duras y la inadaptación a una sociedad nueva en la cuál no tienen cabida.

Resumiendo, esta es una novela que recomendaría encarecidamente a aquellos profesores que quieran aportar a sus alumnos una luz de valores morales, de recuperar una inocencia perdida y volver a recuperar los sueños que una vez tuvieron cuando eran más jóvenes.

Reseña de Delia Hernández

NOTA: 8/10

COMPRAR AHORA

 

lunes, 3 de enero de 2011

Claro de Luna. Miguel Aguerralde.


No soy seguidor de las novelas negras o de suspense. Jamás han sido mis favoritas, la verdad, pero he reconocer que de tanto en tanto me sorprende algún autor/a que me atrapa entre sus páginas y ¡zas!, no me suelta ni un minuto, obligándome a terminar su obra en un par de días.

"El resplandor" del maestro Stephen King; "El Psicoanalista" de John Katzenbach o "Tierra de Vampiros" de John Marks, son tan sólo de los pocos que han logrado captar mi atención en este aspecto literario.

Pues bien, a ellos ahora tengo que sumar a otro autor. Este señor no tiene nombre extranjero, y ni tan siquiera está lejos de nuestras casas. ¿De quién hablo?, pues del escritor canario Miguel Aguerralde.

Soy muy crítico cuando leo algo de algún colega, y en este caso, amigo también. Es más, cuando cogí "Claro de Luna" entre mis manos pensé, -Voy a ser muy crítico contigo, Miguel. Voy a buscarte los mínimos fallos-. Y una vez que he terminado de leerlo tan sólo en dos días una palabra pasó por mi cabeza al terminar la obra "NOVELÓN".

Ahora me explico. "Claro de Luna" es una novela de corte thriller clásico, pero tan cercano al lector/a; tan lleno de detalles habituales de nuestras vidas, que se hace imposible no sentirse dentro de la historia completamente.

El escritor nos situa en las noches de Las Palmas de Gran Canaria para contarnos la historia de Luna Ortega, una joven guapa, preparada y excelente periodista que tendrá que comprobar como cambia su vida cuando en su programa de radio(un reality de corte intimista que se emite de madrugada) se produce un asesinato en directo. Desde ese momento, comienza una persecución sin cuartel por parte del asesino en contra de la presentadora y protagonista de la historia.

Tiene todos los elementos para ser un best seller. Estructura, un lenguaje coloquial y fácil de seguir; una trama perfectamente orquestada y un final antológico.

No sólo recomiendo que lo lean, es que casi les obligaría a hacerlo.

Miguel no es americano. No edita con la Editorial Planeta. Miguel es una persona sencilla. Miguel tiene una mente prodigiosa. "Claro de Luna" es símbolo de lo que es Miguel.


NOTA: 9/10

COMPRAR AHORA

 

lunes, 20 de diciembre de 2010

La Hora del Ángel. Anne Rice.


Jamás había leído un libro de esta señora, aunque os parezca increíble. Mi marido me había mencionado miles de veces la excelsa prosa y la maravillosa narrativa de la escritora norteamericana que dio vida a los vampiros mejor diseñados que se hayan leído nunca, (eso, según J.R. Navas), pero, sin embargo, a mí nunca me había llamado la atención ningún libro suyo, hasta ahora.
He de reconocer que compré esta obra sopesando la posibilidad de tender a compararla con “La Batalla de las Ánimas”, pero también intenté ser lo más objetiva posible a la hora de leer con detenimiento cada palabra y cada página. Y he de reconocer que esta vez no me sentí defraudada.
Al contrario de lo que me sucedió cuando leí “Angelology”, con esta novela volví a sentir ciertas cosas que me hacían evocar lugares y circunstancias que me embargaron todos los sentidos. Baste decir que lo leí en tres días.
“La Hora del Ángel” narra la historia de un curtido mercenario que mata por dinero y que trabaja para un ser oculto al que él llama “El Hombre Justo”. No sabe por qué motivos ha de ejecutar los encargos que se le piden, pero los hace con incólume facilidad y pulcritud, lo que le convierte en el mejor en su trabajo. Sin embargo, un día se ve sorprendido por la visita de alguien muy especial, el ángel Malaquías, que le pedirá que trabaje para el bando de los ángeles. Para lograr convencerlo, el ángel le hace vivir una situación acaecida cientos de años antes en un pueblo francés donde el antisemitismo es el pan nuestro de cada día.
Tal visión convence al ejecutor para trabajar desde una nueva perspectiva y nos revela un final impredecible que sorprenderá a quién lea el libro.
Realmente, después de haber sido mi primera incursión en el universo “Rice” ahora debo reconocer que mi esposo tenía razón, y que esta señora es, sin duda alguna, una de las mejoras escritoras del siglo XX.
Sin falta caerán en mis manos las Crónicas Vampíricas. Esta vez sí.

NOTA: 7/10

Reseña de Delia Hernández


COMPRAR AHORA




martes, 16 de noviembre de 2010

Las Tierras de Meed I - La Conquista de Oxit. Carlos González Sosa.


En los últimos años he de reconocer que había perdido la estela de la literatura fantástica propiamente dicha. Desde los tiempos en los que dejé de sumergirme en la “Dragonlance” o, más recientemente, cuando leí “El Nombre del Viento”, no había leído una novela del género que realmente me llamase la atención y me cautivara con semejante brío.
Esta obra del autor canario Carlos G. Sosa es, sin duda alguna, una de las mejores que se han escrito en los últimos años en todo el territorio español y, si me permiten decirlo, hasta más allá de nuestras fronteras. Es apasionante, intrigante, cargada de emotividad, aventuras, magia, acción y seres fantásticos y humanos que embaucan al lector/a hasta el final del libro.
La novela narra la vida de dos niños, amigos de corazón, un chico llamado Nais y una chica llamada Noak y que tras la incursión de un grupo de orcos en su aldea, ambos son separados. A partir de entonces, los destinos de ambos son totalmente diferentes en la forma y en el fondo, haciendo que, finalmente se cierre el círculo de la forma más increíble posible, dejando lugar a que te sumerjas en la secuela, “Las Tierras de Meed II – Ýlioran” y que espero leerme en breve.
Sin duda alguna, y para todos los lectores y lectoras de “La Galería de los Libros”, permítanme recomendarles la lectura de esta obra, puesto que estoy seguro que vibrarán con ella tanto como lo he hecho yo.
Para finalizar, felicitar al autor, al que esperamos entrevistar en breve para nuestro blog, por esta magnífica novela.


NOTA: 9/10